4 Consejos para evitar comer por ansiedad

Con la colaboración de ADRIANA VARGAS

Adriana Vargas, Nutricionista @adrivargasnutri @adrivargasnutri

A todos nos pasó alguna vez. Esa desesperación repentina que te ataca cuando podrías comerte cualquier cosa que tenés en frente, y en cantidades industriales. 

Mientras que estás en pleno ataque, devorándote todo un paquete de galletitas sin parar siquiera para respirar, te sentís en la gloria misma, pero luego, sin falta, invade la culpa…

Comer por ansiedad se siente horrible, pero es normal, y lo más importante de todo: es totalmente evitable.

¿Cómo? Siguiendo estos 4 consejos simples:

1. Creá un ambiente seguro: Evitá tener al alcance alimentos tentadores. Sobre todo en lugares donde pasás mucho tiempo, como en casa o en la oficina. Los podés comer, pero fuera de casa y de vez en cuando. Evitá tener que encontrarte a solas con un paquete de papas fritas. 

2. Identificá el origen del ataque: La ansiedad puede ser la consecuencia de un estado emocional, como por ejemplo, comer por enojo, estrés o aburrimiento. Cada conflicto tiene una solución, y la solución definitivamente no es la comida.

3. Hacé algo placentero: Intentá combatir el ataque de ansiedad haciendo algo que te guste y te distraiga: una ducha tibia, salir al jardín, escuchar música, salir a caminar, charlar con un amigo, y mejor si es lejos de la comida. 

4. Incorporá buenos hábitos alimenticios: Desayuná todos los días, por más de que no tengas mucha hambre por las mañanas. Incluí proteínas y fibra en las 4 comidas, ya que éstas ayudan a mantenerte saciado. Tratá de tomar menos café y estimulantes, porque pueden aumentar el nerviosismo y la ansiedad.

Probá seguir estas recomendaciones por una semana y vas a ver cómo se hará cada vez más fácil resistir y reducir los famosos y tan temidos ataques de ansiedad. ¡Contanos después cómo te fue!

#KZEROSaludable

#KzeroSaludable