Comé rico, aunque vivas a mil - Por Lara Tomassi

Con la colaboración de POLLOS KZERO

Si bien siempre trato de encontrar espacios para parar un poco la pelota y relajarme, en el día a día, mi vida es bastante acelerada. Muchas veces empiezo muy temprano, termino tarde, y cuando llego a casa, ¡me doy cuenta de que no paré un minuto! Sé que esto le pasa a muchísimas mujeres, ¡porque somos así! Enérgicas, activas y soñadoras. No dudamos en ir tras lo que queremos. Pero en ese ajetreo diario, es fundamental que no nos olvidemos de comer bien, simplemente porque no hay nada más importante que nuestra salud. Cuando te estés por saltar el almuerzo a causa de una pila inmensa de pendientes, acordate de eso.

Alimentarse saludablemente aún viviendo a las corridas no es tan difícil como suena. Para mí, la mejor opción si trabajás en una oficina, es llevar comida de tu casa. De esa manera, sabés cómo está preparado el plato, ¡y de paso, ahorrás! Para eso, organizarse es clave.

Acá te comparto algunos tips que me sirven mucho para preparar mis comidas:

  • Armá un menú semanal. No dejes nada al azar. Elegí los platos que vas a comer en la semana en base a lo que te gusta y en base al tiempo que, según tus cálculos, vas a tener para cocinar. Intentá que en tus comidas siempre estén presentes los diferentes tipos de nutrientes que tu cuerpo requiere, incluyendo en cada una: vegetales, proteínas, carbohidratos y grasas saludables (como los aceites vegetales y la palta).
  • Planificá tus compras: Andate al súper en algún momento del fin semana y comprá en función al menú que pensaste. Si en casa te faltan los ingredientes que necesitás a la hora de cocinar, probablemente desistas de la idea.
  • ¡Acordate de preparar la lista! Nos tienta mucho ir a hacer las compras con el checklist en la cabeza y así, casi siempre nos olvidamos de algo. Escribilo, ya sea en un papel o en la app de notas de tu celular, ¡pero escribilo!
  • Preguntale a San Google: Si te quedaste sin ideas para cocinar, o te aburriste de comer siempre lo mismo, ya sabés que Internet está lleno de recetas fáciles y rápidas, ¡inclusive de diez minutos de preparación! Así que ¡googleá!
  • Divertite cocinando: La cocina ayuda a relajarse. Probá combinaciones e ingredientes nuevos, poné música o hablá en altavoz con una amiga. ¡Enjoy it!

Espero que estos hábitos te ayuden, tanto como a mí, a tener una alimentación equilibrada, saludable y a disfrutar más de la comida.

Para despedirme, te dejo una receta que alguna vez le habré preguntado a San Google, que además, me gusta muchísimo y es súper completa ;).

Wrap de pollo y vegetales (podés usar los ingredientes que prefieras)

 Ingredientes

  • 1 tortilla de harina integral o 1 pan árabe
  • 2 hojas de lechuga repollada
  • ½ locote rojo cortado en tiritas
  • ¼ de cebolla morada
  • ½ pepino
  • ½ o 1 pechuga de pollo
  • 1 cucharada sopera de queso crema
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Sal y pimienta

 

Preparación          

  • En una sartén con aceite de oliva, salteá durante unos minutos la cebolla y el locote cortados en tiritas. Agregales una pizca de sal, pimienta y un chorrito de salsa de soja.
  • En otra sartén con aceite, cociná la pechuga de pollo con un poco de sal y pimienta, a fuego medio y durante 10 minutos.
  • Calentá la tortilla en una plancha. Untala con queso crema y sumale las hojas de lechuga.
  • Agregá el pollo cortado en rodajas, la cebolla y el locote cocinados y el pepino en tiras.
  • Envolvé el wrap doblando las esquinas hacia adentro para que te sea más fácil comerlo ¡y listo!

 

#PollosKzero # Institucional